Cómo Mejorar
La Cadena Que Encierra Tu Felicidad | Rómpela
Enero 22, 2017
Encuentra Lo Que Buscas (Sin Sabotearte)
Enero 23, 2017

¿Cómo Empezó?

Como me imagino que ya sabes —y si no pues te lo cuento—, me encanta montar en bicicleta y mantener mi estado físico en forma.

Padres De EmprendedoresEs por esto que procuro montar en bicicleta todos los domingos en la mañana y hasta 2 veces más en semana.

Llevo con este hábito poco mas de 2 años y por esta razón cuando cambian cosas por los lugares donde suelo montar, estos resaltan bastante para mi.

Últimamente he notado un aumento bastante considerable, en los niños en patines que visitan la ciclovía de la ciudad en la que vivo.

Supongo que quieren estrenar el “traído” del niño Dios —o Santa Claus, depende de tus creencias— y por esta razón sus padres los llevan.

Te cuento todo esto por que en estos primeros domingos del año, he podido ver decenas de niños con sus padres y hubo algunos detalles, que me llamaron la atención…

Uno de ellos fue:

Lo diferente que los padres tratan a cada niño, que está aprendiendo a patinar.

Esto me llamó la atención, por que creo que es exactamente la misma actitud que pueden tomar los padres, para con sus hijos emprendedores y que quieren dejar el camino del empleo tradicional, para seguir sus sueños.

Lo sé por que dentro de Es-Ya! y en SERES capacitamos virtual y presencialmente, a cientos de emprendedores y he tenido la oportunidad de conversar con muchos de ellos personalmente.

Básicamente creo que puedo identificar 3 tipos de padres:

TIPOS DE PADRES

Padres #1 | Los Asfixiantes

Con los hijos

Este tipo de padres son los que por ninguna razón dejan solos a sus hijos. Los llevan por la ciclovía de la mano en Todo momento.

Y en algunos casos hasta pude ver a ambos padres haciéndolo, uno a cada lado de su hijo o hija.

Lo hacen con la intención pura de evitar que se hagan daño y realmente esta deseo sale de el fondo de sus corazones.

Los AsfixiantesQuieren que su hijo o hija no sufra y quieren evitar a toda costa que se hagan daño.

Aunque no soy padre, puedo entender perfectamente esta manera de pensar.

Pero dado también que no soy padre, puedo ver la situación de una manera un poco más objetiva y con una perspectiva diferente.

Creo que esta conducta, aunque está alentada por el instinto paternal y maternal de protección, puede tener serías consecuencias en la autoestima de estos niños, cuando tengan que enfrentarse a las realidades de la vida.

Siempre buscarán la protección y creerán firmemente —desde lo más profundo de su ser— que no son capaces ellos solos.

Con los emprendedores

Lo he visto en la historia de muchos emprendedores.

El problema con este tipo de padres es que por “cuidar a sus hijos(as)” lo único que están haciendo en la mayoría de los casos, es traspasarle sus miedos y paradigmas.

Traspasarle, sus limitaciones.

En estos casos solo pienso que los padres deberían recordar que sus hijos —gracias a la sabiduría de la naturaleza— son las versiones mejoradas de ellos mismos.

Esto se pude observar claramente en el hecho que la raza humana ha crecido y hemos llegado a esta civilización moderna, gracias que las nuevas generaciones siempre construyen sobre y mejoran, el gran legado que le han dejado las personas que los antecedieron.

Tenga en cuenta que usted, puede ser uno de los mayores obstáculos en el camino del éxito de su hijo(a).

Así que un poco de espacio para respirar, puede ser lo mejor que puede hacer por su hijo emprendedor.

En el tipo de padre #3 les daré algunos trucos, en este respecto.

Padres #2 | Los Egocéntricos

Con los hijos

Estos tipos de padres, francamente me molestan.

Son aquellos que dejan a sus hijos completamente solos y a su suerte.

Me atrevería a decir que lo hacen, por que son Ego-Céntricos (solo importan ellos mismos y sus actividades)

Padres Ego-CéntricosEstos niños, creo que son los más peligrosos dentro de la ciclovía, pues por lo general los padres están hablando entre ellos o haciendo otras actividades, sin prestarle demasiada atención a sus hijos.

Son el tipo de niños de los que más me cuido, por que no solo son aventurados, sino que son inconscientes del grave peligro —a veces hasta mortal— que corren, en una vía transitada por cientos de bicicletas más.

Los niños están enfocados es en la diversión de poder disfrutar sus nuevos patines de regalo.

Poco les importan los peligros a su alrededor, pues confían naturalmente en que sus padres entrarán al rescate en caso de ser necesario.

Pero sé ya por experiencia propia que no es así, pues lo veo mientras paso a su lado.

Con los emprendedores

Seamos francos.

Los jóvenes somos inexpertos y nos falta aún mucha sabiduría, que solo aprenderemos dándonos unos cuantos golpes contra la realidad.

Adquirir experiencia y conocimiento es un proceso que toma tiempo y esfuerzo.

Tiempo + Esfuerzo = Experiencia x Conocimiento
(Mas adelante en otro artículo, hablaremos más de este tema)

Este tipo de padres son los que no reconocen el gran valor que debe adquirir un hijo, para aventurarse hacia territorios desconocidos, con la plena auto-confianza de que lo va a lograr.

Pues esto es una característica innata de los emprendedores: Desbordamos Esperanza.

Estos padres son secos con sus hijos, y rara vez saldrá de su boca unas palabras de aliento o de felicitación por los avances de sus hijos.

Tener a nuestros padres de nuestro lado, puede hacer que cuando las cosas se pongan color de hormiga, unas simples palabras de aliento o una pequeña muestra de cariño, nos permitan sobrepasar esos retos “con honores” y seguir adelante.

Solo un poco de interés puede ser la clave para mover la balanza en favor del éxito de su hijo.

Y por último:

Padres #3 | Los Maestros

Con los hijos

Estas familias son las que más me sorprendieron y a decir verdad estoy orgulloso de mi ciudad, por que los vi en abundancia.

Son aquellos que entienden —consciente o inconscientemente— que la única manera de aprender realmente a montar en patines, requiere de práctica.

Los Padres MaestrosY más importante aún: Muchísimo Ensayo y Error.

Les permiten espacio para experimentar y probar los límites, de lo que pueden y no pueden hacer.

Dejan que sus hijos(as) vayan 2 o 3 metros más adelante, los dejan tropezar y en algunos casos hasta caer.

Pero cuando existe un peligro real, que puede herirlos seriamente, salen al rescate sin pensarlo 2 veces.

Aun a costa de su propia seguridad.

Admiro a estos padres por que no solo se toman el trabajo de “cuidar” a sus hijos, sino que les permiten vivir experiencias, que realmente los forman y les darán herramientas para asumir los retos, que seguro tendrán más adelante en sus vidas.

Esto es verdadera educación y por eso los llamo los maestros.

En los emprendedores

Desafortunadamente este tipo de padres, no son tan comunes en el mundo de los emprendedores, como lo son en el patinaje.

La razón es muy sencilla… La mayoría de padres saben patinar.

Pero no todos ellos —por diferentes razones—, han tenido la oportunidad de montar un proyecto propio y perseguir un sueño con locura.

Es por esta razón que en la mayoría de los casos el instinto que les urge, no es el de dejar que aprendan por experiencia propia y prueben los limites de sus capacidades, sino el instinto de conservación y del miedo.

“Mas vale malo conocido… que bueno por conocer”

Esta es una de las frases que más ODIO de nuestra cultura Latinoamericana.

Está tan inculcada en nuestro ADN cultural, que creemos que es natural temerle a lo nuevo y a lo desconocido.

Es una frase que nos desalienta a aventurarnos a territorio desconocido, solamente por la posibilidad de que “puuueeede” ser peor.

Perooo…. Y ¡¿si es mejor?!

Creo que necesitamos más padres emprendedores —así sea solo de corazón—.

Que recuerden que tal cual aprender a montar en patines, es una experiencia nueva y con peligros inherentes.

Así también lo es perseguir nuestras más altas ambiciones y sueños.

Puede, que nos salga mal.
Puede, que se demore.
Puede, que nos duela.
Puede, que en algún momento corramos peligro.
Puede, que algún día nos hagamos una herida…

…Pero también PUEDE, que lo logremos.

Creo que es algo por lo que vale la pena luchar.

Si eres emprendedor, te recomiendo que le compartas este artículo a tus padres 
o si tienes algún amigo emprendedor, envíaselo también.

En ambos casos, seguro les estarás haciendo un gran favor 😉
Felipe Uribe
Felipe Uribe
Médico, empresario y ciudadano del mundo. En búsqueda constante del mejoramiento holístico propio y de otras personas. ¡Enamorado de la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *